Aries, la radio con mejor imagen

    Lunes 22 de Diciembre de 2014
Hotel del Dique
A+ A A-

Trueque

Valora este artículo
(0 votos)
Por razones de respuestas concretas, intendentes renovadores no acatarán la decisión partidaria de abandonar su alianza con el justicialismo y se mantendrán alineados detrás del liderazgo del presidente de ese partido y titular del Poder Ejecutivo. La expresión resume la dependencia del gobierno provincial de entidades autónomas, como son los municipios. Pero también manifiesta el desprecio al sustento ideológico que debe tener un gobierno, cualquiera sea su nivel.
A fines de la década de los ´80 y superada la confrontación Este-Oeste, simbolizada en la caída del muro de Berlín, el pensador liberal Francis Fukuyama declaró que la lucha ideológica y la historia habían llegado a su fin. La teoría fue popularizada como la muerte de las ideologías, afirmación falaz detrás de la que se esconde la justificación política de la falta de apego a principios, valores y a la ética pública. Y en ese marco hasta se tolera un poco de corrupción o un poco de inflación.
El grupo de intendentes renovadores, dispuesto a seguir sosteniendo su apoyo al Frente para la Victoria, no vinculan su decisión al modelo de gobierno que prescinde del federalismo, que intenta controlar la prensa y someter a los tres poderes del Estado a la voluntad de un sector. Priorizan la realización de obras públicas que, en nombre de la Nación, se financian con recursos que se sustraen de la coparticipación y quedan sujetos al poder arbitrario del gobierno central. Tampoco asumen que se les delegó mayores obligaciones merced a una política provincial de descentralización operativa de las políticas sociales, que a la fecha ha demostrado que diluye responsabilidades.
Las decisiones políticas no pueden adoptarse vacías de ideologías. Son ellas las que sostienen la cosmovisión aún de una pequeña comarca y determinan cómo van a resolverse las tensiones de intereses contrapuestos. Es la ideología la que va a informar sobre qué es lo que determinado grupo que la sostiene va a hacer con el poder en relación a los derechos, a la libertad y, en síntesis, a la dignidad del pueblo al que va a conducir.
Según la ideología serán las políticas públicas. Su ausencia se reemplaza con el pragmatismo, que no se ocupa de combatir la pobreza, sino solamente intenta resolver sus efectos.
Cuando un intendente cambia lealtad por fondos, está renunciando a construir cualquier proyecto político y privando a la comunidad del derecho a participar de su diseño, en base a sus legítimas aspiraciones, para superar la medianía del presente.
Pero es a la ciudadanía a la que le corresponde legitimar o deslegitimar este trueque.
Salta, 14 de junio de 2013
Más en esta categoría: « Abuso Candidata »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Grupo Aries - Derechos Reservados - Saturno SRL - Córdoba 86 - Salta - Argentina